sábado, 13 de julio de 2013

La sociedad del beneficio

Hola de nuevo a todos, se que he tardado un poco más de lo previsto en publicar, pero he estado un poco liado debido al fin de exámenes y posterior festejo.

Ahora ya con la horas de sueño recuperadas y la tranquilidad en el cuerpo os traigo este nuevo post. Tengo que avisaros de que este no es un post de humor, espero que aún así lo disfrutéis.

Os agradecería un montón que me digáis en los comentarios si os gustan este tipo de cosas y si el blog debería ampliar contenido, o mejor me sigo centrando exclusivamente en artículos de carácter cómico. Cualquiera que sea vuestra opinión será bien recibida.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Últimamente me he aficionado a dos programas que considero bastante interesantes: son ¿Quién da más? y La casa de empeños.

¿Quién da más?: un  grupo de gente que van a comprar guardamuebles  en los que alguien no ha pagado el alquiler y se subastan. Hay unos cuantos compradores que son los personajes del programa que dan opiniones y comentan los lotes. Mucha otra gente no tienen nada que ver con el programa pero van a ver si compran algo.

La casa de empeños: la gente va a alquilar o vender objetos a la casa de empeños de una familia.

En ambos programas se consulta en numerosas ocasiones a expertos que dan su opinión de los  artículos y su precio y tienen una cierta componente cultural que hace que me haya aficionado bastante.

No deja de sorprenderme el poco valor que puede tener para el mercado por ejemplo mi ordenador sin ir más lejos. Tiene tres o cuatro años, en su tiempo me costo 500€ pero dudo que ahora me diesen más de 70€. Sin embargo a mi me permite hacer trabajos, publicar esto, jugar a algún que otro juego, me sirve perfectamente.

Quizás sea una persona muy rara, pero cuando me preguntan que quiero para mi cumpleaños o Navidad normalmente no sé que decir, realmente no me hace falta nada. Si me compran una camiseta, pues bien, pero igual que si me compran un libro, no tengo la necesidad de un objeto que anhele sin poder concebir el sueño, y lo peor de todo es la sorpresa de la gente, y que esto parezca ser lo raro.


                         La imagen pertenece a Dan Zen y es Creative Commons


Hace un par de días también estuve viendo en Equipo de investigación un reportaje sobre Ibiza y el dinero que se mueve allí. Se veía todo el lujo y la vida que llevaba la gente más rica del mundo. Se comentaba, por ejemplo, que cierto DJ llegaba a cobrar 500€ por minuto en sus sesiones.

Al acabar el reportaje me fuí a mi cama y me quede pensando en lo que acababa de ver, era bastante tarde, seguramente ese DJ ya estaría durmiendo, probablemente en algún hotel de alguna ciudad lejos de su casa. Pensé que podría ser todo lo rico que quisiese, pero que gran parte de su vida estaría durmiendo peor que yo, porque como la cama de uno no hay ninguna.

Hay que ver todo el dinero que tiene y sin embargo no habrá una gran diferencia entre nuestras camas. En general,  las cosas realmente importantes no son inalcanzables ni cuestan mucho dinero. Evidentemente esto no es así fuera del primer mundo, ver programas que hablan sobre la miseria impactan, pero creo que estamos tan acostumbrados, que lo que realmente más duele, es ver es como cierta gente tira el dinero.


                      La imagen pertenece a Tax Credits y es Creative Commons


Pero no hay que mirar muy para arriba, toda esta gente que parece que esta obligada a tener el último móvil o seguir a las marcas... todas esas mentes desiertas que necesitan objetos para sentirse con estatus, es justo una de las razones de la crisis, y es vergonzoso al lado de como viven otras personas.

La sociedad en general está muy equivocada, moviéndose únicamente por beneficio. Las empresas, poniendo como ejemplo las de telefonía, solo hacen algo por nosotros cuando amenazamos con irnos, pero como entonces nos regalan un móvil o lo que sea, seguimos tragando. Cuánto nos gusta hablar de justicia y que barato nos vendemos.

Aguantamos muy poco a las personas pedantes, y sin embargo nos tragamos todos las anuncios en los que las empresas se alaban a ellas mismas, empresas que gastan millones en anuncios para convencernos de lo buenas que son mientras despiden por la puerta de atrás. Si realmente hiciesen grandes cosas por la sociedad no necesitarían gritarlo, en mi opinión.

Nos quejamos del trato de las empresas, y sin embargo... ¿no ellas son nuestro reflejo, un reflejo enorme, gigantesco, dónde se pueden apreciar mucho mejor los propios defectos?

Tenemos un poder enorme, mirad este vídeo y decidme: si fueseis músicos, después de oír esto ¿usaríais esta compañía?




Ya basta de publicaciones en las redes como ''tengo hambre'', ''esta lloviendo'' y empecemos a publicar cosas como este vídeo, y a denunciar las injusticias.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya que todos los días nos bombardean con información que no tiene más objetivo que el de gastar y el de hacer ganar dinero a los de arriba... hagamos un poco de guerra. Os animo a compartir esto tanto como queráis. Abajo del post tenéis unos ''botones'' para compartir por las redes sociales y muchos más lugares.

Me encantaría recibir muchos comentarios, para que me digáis que os parece este tipo de post y, por supuesto, para conocer vuestras opiniones sobre el asunto o si queréis añadir cualquier información adicional.

Muchas gracias y hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario